QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a Nadons, Infants, Adolescents, Adults, Persones de la Tercera Edat.

* Tallers de formació: "La narració oral, eina didàctica a les classes de llengua", "narració oral i conflictes a l'adolescència"

* Regala un conte personalitzat

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Poemes

* Articles d'opinió

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimecres, 13 d’abril de 2011

EL DESPERTADOR


El despertador dio la vuelta a las manecillas y en el momento exacto que faltaba poco para dejar oír su música matutina, se dio cuenta que Lucía dormía tan plácidamente que, compasivo, decidió ensordecer su timbre. Y, llegado el momento, empezó a sonar hacia dentro. Claro, si se hubiera podido desprogramar, se hubiera ahorrado pasarse todo el rato dando brincos y vibrando sin parar, pero él era un despertador barato y eso no constaba en su historial mecánico. Suerte que cuando le faltaba muy poco para volverse loco con tanto ruido y vibración internos, empezaron a desconyuntársele piezas de arriba, de abajo y de todos los lados que lo dejaron calladito para siempre. Hasta los números le salieron corriendo como si estuvieran rodando una estampida. Y eso que había empezado siendo un gesto de amabilidad se convirtió en el inicio de una catástrofe: no fue sólo que Lucía pudiera retozar un poco más, es que no se despertó y eso provocó que tampoco se despertaran ni Juan ni los niños... Por lo que esa mañana, nadie fue a trabajar ni a la escuela y, por consiguiente, Lucía no llegó al centro de recuperación de animales  y Lola, la hurón con más respuesta humana de todos los animales que habían allí, cuando vio que Lucía no aparecía, se negó a comer y además empézó a hacer cosas muy extrañas hasta que se metió por algún lugar que nadie pudo ver y se escapó sin que los demás trabajadores se dieran cuenta. Para cuando eso pasó, Lola ya había llegado a la masía de la señora Pietat y se había empezado a merendar a las gallinas, los conejos, los patos y alguna que otra oca. Así que corrieron a dar la voz de alarma y llamaron al móbil de Lucía quien sobresaltada contestó con la voz ronca de haberse quedado dormida por no haber sonado el despertador.  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada