QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a grans i petits.

* Com fer per regalar contes

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimecres, 27 de juliol de 2011

DES DE QUIN PIS ET COMUNIQUES?


L'altre dia, passejant amb els meus pares, vam viure una situació que va donar lloc a una reflexió sobre com establim les converses entre les persones. En aquell moment, per poder-li explicar a ma mare amb una certa claredat el tema que acabàvem de viure, em va venir comparar-li la comunicació humana amb un edifici en què cada planta simbolitzaria un grau més o menys elevat del nivell d'intimitat de la conversa.

En aquest sentit, li explicava, un encontre informal i sense gairebé gens implicació afectiva estaria situat a la planta baixa, que són les converses típiques d'ascensor o de fer cua al quiosc. I anar pujant pisos simbòlicament suposaria anar ampliant el ventall de la conversa cap a aspectes més personals o de compartir idees o vivències més íntimes.

Tot aquest paral·lelisme, que no és res nou però que per a ma mare va ser molt gràfic, per al que em fa l'efecte que pot ajudar és per ser conscients en cada moment des d'on ens comuniquem i des d'on es comuniquen els altres respecte a nosaltres per tal de situar-nos uns i altres en la mateixa planta de l'edifici. Quantes vegades no ens han fet partíceps d'una confessió, per exemple des d'aquest àtic imaginari, quan nosaltres encara érem al primer pis i hem hagut de pujar-hi corrents per acompanyar el nostre interlocutor? O hem palpat la incomoditat escampant-se per la taula quan algú ha pujat o ha baixat de planta sense avisar i se li han escapat de la boca paraules que no eren d'aquell replà?

És fàcil deduir que per tal que les converses prosperin, entre altres coses, és necessari anar alhora recorrent les plantes d'aquest edifici imaginari. Però l'art de la comunicació depèn de molts factors i no sempre les coses resulten com ens hem imaginat o com voldríem. De vegades passem moments en què estem instal·lats permanentment en un pis i ens costa trobar a l'abast veïns de planta per comunicar-nos en igual sintonia. En aquest sentit, també hem de comptar-hi amb què hi ha persones que se senten més còmodes parlant per regla general des d'una planta i no els ve de gust canviar-se de pis per acompanyar el seu interlocutor. O, senzillament, hi ha qui desconeix encara de quants pisos està format l'edifici. A l'altre cantó del pèndol trobaríem aquelles persones amb un ventall comunicatiu prou ric i variat, capaces de saber recórrer amb intuïció, perspicàcia i empatia cada una de les plantes segons el moment.

Sigui com sigui, cada situació comunicativa requereix una implicació verbal i no verbal diferent i el joc consistiria a saber ajustar-la en cada moment respecte a nosaltres i respecte els altres per tal que les nostres converses siguin altament fructíferes, plaents, beneficioses, balsàmiques... i ens facin més feliços.

dimarts, 26 de juliol de 2011

QUIERO SER SIRENA


Desde niña, los cuentos de sirenas ocuparon el lugar central de sus historias favoritas. Algo había de fascinante en esos cuerpos mitad humano y mitad animal o en esa elegancia de movimientos que sostenían una belleza seductora. Fuera lo que fuera, para Elvira la posibilidad de convertirse en sirena fue algo que estuvo ahí, permanentemente, trazando las curbas cerradas de su vida y devolviéndole la visión que éstas le habían quitado en momentos cruciales. En ese mano a mano sobre el terreno existencial, con todos los recovecos que salían a su encuentro, siempre aparecía a flote el deseo de ser lo que a simple vista no era.

Sin embargo, nada fue fácil. Empezando por su terror al agua y su incapacidad para aprender a nadar. Ese mar que contemplaba cada verano desde su casa, parecía que la esperara para medirse las fuerzas. Ya podía Elvira poner empeño y valentía intentando desamilanar sus miedos echándose al agua con su chaleco salvavidas dispuesta a hacer todas las brazadas posibles para fortalecer sus brazos y batirse contra su enemigo o acercándose a las rocas y mirar el fondo del mar como un acto de desafío. El mar casi siempre le respondía con altivez e incluso con provocación como el día que a punto estuvo de llevarse el cuerpo de su amigo Jesús y tuvieron que salir los pescadores a pelearse con las olas.

Ese fue uno de los pasajes más difíciles entre los demás. Aún después de muchos días, las pesadillas seguían acompañando sus noches. En algunas de ellas, Elvira se veía arrollada por aguas negras y cuando ya se creía muerta, se daba cuenta de que era capaz de seguir respirando desde el fondo del mar. Entonces nadando con esa facilidad que supone la fluidez del agua, una luz subterránea la conducía hacia un mundo misterioso donde vivían las sirenas. Era en ese momento, justo cuando estaba a punto de comprobar si su cuerpo había experimentado alguna transformación, que un desasosiego extraño la despertaba bruscamente. Entonces se palpaba y llena de sudor se decía a sí misma que era un sueño, pero sin saber por qué se ponía a llorar. 

En sus momentos de dudas, siempre contaba con los ánimos de su padre. Ahí estaba Francisco, sabio como lo son las personas que han aprendido a sosegar el alma incluso cuando los cañones te apuntan directamente, ayudándola a remar contra una corriente diferente a todas.

-Nunca seré una sirena -balbuceó Elvira mirando hacia el suelo.

Ese día, Francisco no intentó llevarle la contraria. Se limitó a preparar la barca con lo indispensable y llevarse a su hija mar adentro. Jamás la luna había hecho una noche tan plateada ni el crujir de las olas, un silencio más armónico. Fuera quizás por la fuerza de ese fresco líquido que cambiaba según pasaban las horas, o por la magia que ejercía en ese micromundo que habían creado padre e hija  o por tener la sensación que sostenía la vida en la palma de la mano, Elvira llegó a tierra después de tres días y tres noches con la determinación que se dedicaría a navegar.

Hay sueños que llegan con fuerza y ese se creció dentro de Elvira como un huracán. En poco tiempo vio su nombre en las portadas de los diarios más importantes y tenía ante sí, retos  que otras mujeres habían dejado a medias en el mar. Conocida como "La sirena de ocho metros de eslora azul y negra" ella misma se reía ante la ironía que le había jugado la vida. Para ella, ese era un sueño que se había hecho realidad a medias y así le confesaba a su padre lo que aún seguía siendo su verdadero deseo: ser una sirena del fondo del mar.

En su anunciada expedición solitaria dando la vuelta al mundo, Elvira quiso mantener la fecha de salida a pesar de las predicciones meteorológicas. A cada tropiezo, la experiencia de Elvira iba solventando las emergencias. Pero una noche los vientos arreciaron más de lo previsto y el mástil no aguantó. Fue todo demasiado rápido para poder secuenciar los pasos. Elvira cayó al agua sin poder sujetarse a la cuerda. Sabía que la bravura de las olas no le permitirían estar a flote más que unos minutos. Sin embargo, una extraña calma le hizo dejar su vida a un destino anunciado: Elvira se hundió entre la masa líquida negra.

Cuando sus pulmones estaban a punto de explotar, se dio cuenta que podía respirar. Fue entonces cuando vio una luz subterránea. De repente, el recuerdo de aquel sueño repetitivo de adolescente le vino a la mente con toda claridad. Sabía lo que le esperaba. Miró y ahí estaban: todas las sirenas salieron a recibirla. Estaba en casa. Podía seguirlas con la misma elegancia y rapidez que siempre había deseado tener. Entonces cayó en la cuenta: su cuerpo, ¿se habría transformado? Pensando que como tantas otras veces iba a despertarse de su pesadilla sin saber la respuesta, se apresuró a mirar hacia atrás. Esta vez la vio: una cola hermosa iluminando su nadar con zigzagueos azules y negros, como una sirena.

CITA UNA CITA I TINDRÀS UN ARTICLE


Cita una cita i tindràs un article. No és un joc de paraules. Ni tan sols un eslògan estiuenc. És la realitat mediàtica més òbvia: darrere de molts titulars de diaris en què esperes fer una immersió sobre el tema en qüestió, el que trobes són moltes cites hàbilment cohesionades que donen l'aparença de contingut, però que mirant l'article cara a cara, al darrere veus algú que ha sabut moure els fils amb les opinions d'uns tercers, però que no ha construït una argumentació amb les seves idees.

Ens fa por mullar-nos? Necessitem els vistiplaus d'uns noms reconeguts per poder legitimitzar les nostres opinions? Sigui com sigui, massa sovint em trobo amb articles que presenten un estructura tan emmascarada com fràgil: darrere d'un primer punt introductori, l'articulista engega amb una primera cita que li serveix per anar embastant, a base de cites encadenades, una opinió que se sustenta en les hipòtesis o conclusions dels noms que les representen, per acabar en una mena de paràgraf conclusiu que, en molts casos, amb la intenció de fer un tancament rodó, també té com a punt i final una altra cita.

dimarts, 19 de juliol de 2011

VEUS PARAL·LELES

                              

                                Que tot és provisional
                ho sap molt bé
                la duna.
                                

             Elies
Barberà

dilluns, 11 de juliol de 2011

DULCE PÁJARO DE JUVENTUD


Las imágenes de Dulce pájaro de juventud centelleaban entre los cristales de la casita verde, que daban a la calle. No sabemos qué hizo detener el vagar del joven dirigiendo su atención ante la pantalla como si un imán lo hubiera clavado en el suelo. Quizás fuera ese mar secreto que le salpicaba a los ojos como otro mar que acababa de dejar o quizás el desasosiego de un tiempo incierto enmarcando la frase repetitiva "háblale de mí". El caso es que pasaron metros y metros de filmación y seguía allí, afianzado en la acera, mirando la película en silencio, sin más refugio que el marco de la ventana.

Al otro lado, en el interior de esa casita verde, desde un sillón raído, otra mirada también seguía los movimientos de los protagonistas. De repente, en una de las secuencias, una nostalgia antigua se avecinó sobre su garganta dejándola tan vacía como el hueco que hace un meterito al caer sobre la Tierra. María, con toda su vejez a cuestas, sentía que cuánto más allá intentaba llevar el aire a sus pulmones, más honda era la sensación de vacío. En su pantalla personal se avivaban otras escenas de olvidos forzados que no tuvieron la oportunidad de reencontrarse como el de la pareja de ficción que, tras años de espera y dolor, con las ilusiones esparcidas, la vida reúne lo que queda de ellos y pueden, por fin, tomar uno del otro. 

Fue llegando a ese final triunfal del celuloide cuando, instintivamente, la mujer alzó sus ojos mustios, que lloraban sin lágrimas, y vio al muchacho. Justo en ese choque de mundos tan dispares, pasó que las miradas rescataron palpitares aún vivos y a través de la viveza que le ofrecía ese ser extraño reconoció su juventud y un tiempo, bien lejano,  en que todo se le antojaba posible e infinito.