QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a Nadons, Infants, Adolescents, Adults, Persones de la Tercera Edat.

* Tallers de formació: "La narració oral, eina didàctica a les classes de llengua", "narració oral i conflictes a l'adolescència"

* Regala un conte personalitzat

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Poemes

* Articles d'opinió

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

divendres, 27 d’abril de 2012

AMOR, POESÍA, SABIDURÍA. CONVERSES IMAGINÀRIES I


El dimecres, 25 d'abril (38è aniversari de la Revolució dels Clavells http://www.youtube.com/watch?v=2-SS0_toOxQ), vaig anar a buscar el llibre d'Edgar Morin Amor, poesía, sabiduría a la biblioteca de Jaume Fuster i la sorpresa va ser trobar-me un llibre subratllat. La imaginació es va escapar sola per preguntes com, per exemple, qui el podia haver tocat abans i subratllar unes frases o fragments tot aconseguint fer amb aquest gest una mena de marca de territori ocupat?; era un home o una dona?; havia subratllat allò que li ressonava per dins o senzillament havia anat aplicant les tècniques d'anar destacant les idees més importants? Les lectures dels llibres sempre deixen rastres, no només físics com la ditada d'oli, la gota del cafè amb llet o la sorra de la platja. Hi ha rastres interns que queden empeltats en algunes pàgines de manera que no és el mateix llegir la pàgina 53 en un llibre que en un altre encara que siguin idèntics. Un llibre tocat, olorat, llegit i viscut té una part de la teva ànima allà dins, té unes vivències que van lligades amb el moment de la lectura i que queden silenciades i amagades per no interferir en els futurs lectors, però un llibre subratllat no té racó on amagar-se. Les frases destacades estan allà, exposades, davant els nous ulls que les contemplen. Així que va ser fàcil entrar en el joc. Vaig pensar en quines frases o paràgrafs  hauria deixat jo mateixa subratllats en el cas de trobar-me un llibre net de marques. Coincidiríem, em preguntava, amb aquells aspectes destacats per la mà anònima? El joc estava servit i aquí el presento: m'agradaria conversar amb aquesta mà anònima i posar èmfasi en les coincidències i en les discordances, si és que n'hi ha. 

Començo, doncs. I començo amb el pròleg i amb la primera seqüència marcada:

"La locura humana es fuente de odio, crueldad, barbarie, ofuscación. Pero sin los desórdenes de la afectividad y los excesos de la imaginación, sin la locura de lo imposible no habría impulso, creación, invención, amor, poesía."

-Persona anònima -és una manera òbvia i llunyana d'anomenar-te, ho sé-, amb aquest paràgraf has apuntat a l'epicentre del tema i és cert que corona el títol: l'amor i la poesia beuen de les deus de la rauxa, la follia... D'entre totes les cares que presenta la follia, n'hi ha una que està connectada amb la vida i, per tant, amb la creació. Podriem deduir, doncs, que l'art sorgeix des d'un impuls interior? i aquest impuls ha d'estar desprotegit de seny? El paràgraf, però, destaca la follia destructura, la de l'homo demens que tots portem i com podem defugir-ne: ha d'estar provista d'un mínim de saviesa i de molt d'amor. És la no-raó amorosa la garantia de convertir-nos en éssers creatius, capaços de buscar més enllà dels límits d'allò establert?

Si segueixo llegint, el mateix autor apuntala l'equilibri de forces entre l'amor i la poesia amb la saviesa. Segons ell, és en la saviesa que hi trobem la mesura, la prudència... per arraconar el costat fosc de la persona i alimentar l'amor que connecta amb l'atracció, l'amistat... que és la base de les relacions humanes i la base del nostre anar i venir pels sentiments generadors de conflictes, agitacions internes i, per tant, de creativitats. I segueixo llegint i una mica més avall, persona anònima, has subratllat una altra frase , que és una de les meves preferides:

"No sentir es evitar el sufrimiento pero también el gozo."

Un i altre habiten aquesta epidermis humana i toca de ple, com molt bé remarques en el teu subratllat, amb el tema per excel·lència en l'ésser humà: la recerca de la felicitat. I marques:


"Estamos condenados a la paradoja de mantener simultáneamente en nosotros la conciencia de la vacuidad de nuestro mundo y la de la plenitud que nos puede ofrecer la vida, cuando puede o quiere."


I després d'això, quines temptacions de seguir subratllant les preguntes que hi ha a continuació. M'imagino que per a tu ja devien quedar resoltes aquestes qüestions amb la definició de més avall, però no creus que són prou importants i destil·ladores de les conclusions finals? Jo les hi poso:


"Si la sabiduría nos pide que nos desprendamos del mundo de la vida, ¿es realmente sabia? Si aspiramos a la plenitud del amor, ¿estamos realmente locos?


 i ara sí, una primera conclusió de l'autor:

"en el amor, sabiduría y locura no sólo son inseparables sino que se generan la una a la otra."

Hi estic d'acord. i em sembla molt bé que després de situar la poesia en aquell estadi en què la persona connecta amb "l'embriaguesa, l'exaltació, l'amor..." (ja ho deia Joan Maragall) que subratllis això: 

"El estado poético nos transporta a través de la locura y la sabiduría más allá de la locura y la sabiduría"

Segurament tota aquesta citació seria prescindible (tu no l'has marcada i em sembla bé), però forma part d'un discurs intern que m'està bé treure'l a la llum i destacar-lo aquí:

"El amor forma parte de la poesía de la vida. La poesía forma parte del amor de la vida. Amor y poesía se engendran el uno al otro y pueden identificarse el uno con el otro.
Si el amor es la unión suprema de la sabiduría y la locura, debemos asumir el amor.
Si la poesía transciende a la sabiduría y la locura, tenemos que aspirar a vivir el estado poético, y evitar que la prosa sumerja nuestras vidas, que están necesariamente entretejidas de prosa y poesía."

I ara sí, amb aquest recorregut mental per aquestes definicions arribaríem a la frase suprema. Com és que no la vas marcar? No creus que l'últim paràgraf de la pàgina 10 és imprescindible per situar la conclusió final, sobre com maneguem les dosis de la saviesa, la poesia i l'amor? En canvi tu has subratllat  "El sentido del amor y el sentido de la poesía es el sentido de la calidad suprema de la vida. Amor y poesía, cuando están concebidos como fines y medios del vivir, dan pleno sentido al "vivir por la misma vida" i sí, és concloent i molt bonic, però jo crec que això ja m'ho ha explicat abans. Tant de bo aconseguíssim l'equilibri del que l'autor anomena el destí antropològic de l'homo sapiens-demens i que tu, novament, has deixat marcat en les últimes conclusions del pròleg ("no dejar nunca de hacer dialogar en nosotros sabiduría y locura, osadía y prudencia, economía y dispendio, templanza y "consumación", desapego y apego"). Totalment d'acord, però insisteixo: la força i contundència de l'última frase m'arriba més. Aquí queda dit:

"El exceso de sabiduría vuelve loco, la sabiduría sólo evita la locura mezclándose con la locura de la poesía y del amor."

dimarts, 24 d’abril de 2012

EL FINAL DEL DIA XXII


Avui he vist passar les hores una a una: algunes lentes, immerses en el batec del matí silenciós i fresc dels núvols acabats de fer. D'altres arriades cap al brogit de les paraules i els somriures dels qui posen les mans esteses per recollir el fruit del pas del temps. També hi ha hagut hores de reencontres amorosos, que venten els mals auguris amb sabors d'amistat. Hores de paraules trobades i de camins refets. Abans i després, com a intervals en parades estratègiques, he sentit les hores inquietes, silencioses, expectants. També, les hores fèrtils, plenes de línies infinites que esperen ser escrites o de notes que sonen en caps musicals i en veus de fils de pescar. També he vist passar sospirs que esperaven trobar el recer que els amanyagués o el betum gastat d'unes sabates que han deixat de caminar. He sentit la cançó del poema de Goytisolo i he tornat als 15 anys quan els vents del nord bufaven amb la fúria de les rauxes acabades d'arribar. I he vist ara el transfons d'aquest anar i venir de les vinyes a la prada, del bosc als cims immaculats, de les cales a les cases, del fora al dins i del dins al fora i he parlat de tu i he sentit que les hores dringaven en el campanar i feien ressons dins meu.

dissabte, 21 d’abril de 2012

A D'AMOR, DE DAVID LEVITHAN


Sant Jordi omple les mirades lectores de nous títols. Aquest que teniu al davant té la peculiaritat d'explicar-nos diferents històries d'amor a partir de paraules del diccionari distribuïdes de la A a la Zeta. Per fer-ne un tast:

amant, m i f.

Buf, no m'agradava gens, aquesta paraula. La trobava tan pretenciosa, tan artificial, com si sempre la traduïssin del francès. Amb el matís i el regust d'un afecte il·lícit i il·legítim. En teoria se suposa que significa "persona que manté una relació amorosa". Transitòria. Al marge de la família. Inextricablement vinculada al sexe.
No n'he volgut tenir mai cap, d'amant. Per poder tenir, m'he de remuntar a l'arrel de la paraula. Perquè mai no he volgut cap amant, però sempre he volgut donar amor i rebre'n.
No és una paraula per referir-se a qui rep amor, sinó a qui el dóna. Se sobreentén que els amants van de dos en dos.
Si et dic "sigues la meva amant" no t'estic dient "tinguem una aventura", no t'estic dient "fica't al llit amb mi", no t'estic dient "sigues el meu secret".
Vull que tornem a l'arrel.
Vull rebre el teu amor.
Vull donar-te el meu amor.

autonomia, f.

-Vull que els meus llibres tinguin els seus propis prestatges- vas dir, i és així com vaig saber que podríem viure junts.

catarsi, f.

Em vaig desfogar amb la paret.
      T'ESTIMO. T'ESTIMO. MALA PUTA, T'ESTIMO.

taciturn -a adj.

Hi ha dies que arribes a casa en silenci. Emets paraules, però tot i això continues en silenci. Al principi et bombardejava amb falques familiars, però ara simplement deixo que el pis es quedi mut. Et sento a l'habitació; com poses música, escrius al teclat, t'aixeques a buscar alguna cosa per beure, et mous a la cadira. Intento conversar amb aquests sons.

vel·leïtat, f.

L'error és creure que potser hi ha un antídot per a la incertesa.


dijous, 19 d’abril de 2012

FALACIAS



Se lo dijo todo: que la amaba, que siempre la había estado esperando, que había procurado mostrar lo mejor de si mismo para, llegado el momento, sumar y multiplicar en ese compartir, que un segundo de su abrazo equivalía a la quietud buscada y un beso, a la recogida de los grillos del bosque.

Se lo dijo todo: palabra por palabra. Tal y como estaba escrito en el guión. El público aplaudió con vehemencia.

CENA PARA UNO


-Hay una suculenta cena en el piso de abajo... en el comedor restaurant de menús nocturnos -le dijo la asistente al hombre del traje oscuro-. Si quiere le puedo acompañar -concluyó solícita.
-No se preocupe -le contestó el misterioso hombre mirándole fijamente al cuello-. Con usted tengo suficiente.

dimarts, 17 d’abril de 2012

BREVE, BREVÍSIMO



Fue al silbar por primera vez que se dio cuenta que la música le hacía sentir más que las palabras.

                                ¨¨¨¨¨/¨¨¨¨

El visitante de la ciudad de Pompeya se quedó estupefacto al contemplar ante sus ojos su propio rostro carbonizado con el rictus de un dolor inesperado.

                                 ¨¨¨¨/¨¨¨¨
  
Después de la llegada al mundo y de observar a su alrededor, el niño detuvo su andar ante la senda de la vida.
-Llévenme de regreso -dijo con actitud irrevocable.

                                 ¨¨¨¨/¨¨¨¨

El inicio fue el libro; el final, un divorcio repleto de palabras acusadoras.

dilluns, 16 d’abril de 2012

EL GIGANTE DE LAS BOTAS DE SIETE LEGUAS


Golpearon la puerta con una fuerza tan estrepitosa que hasta el marco se desencajó. Al otro lado, lo primero que se vio fue una mano monstruosa que aguantaba el picaporte enganchado a un trozo de madera que ahora más bien parecía una balsa.
-He venido a recuperar mis botas de siete leguas -gritó el gigante muy enfadado.
Pero nadie le contestó. 
-Pulgarcitoooooooooo!!! -gritó aún más fuerte el gigante-. Sé que estás ahí. Maldito renacuajo. Sal inmediatamente o voy a destrozar todas las puertas de la casa -amenazaba mientras abría unas y otras buscando por todas partes como quien intenta escapar de una catástrofe.
-¿Me buscas a mi? -oyó que le decía una voz que provenía del interior oscuro de una de las habitaciones.
El gigante se quedó inmóvil. Esa no era la voz de Pulgarcito.
-Pasa, querido, no te quedes en la puerta, que hay corriente.
Entró. ¿Qué otra cosa podía hacer? La oscuridad todavía no le permitía distinguir la procedencia de esa voz que no por desconocida era menos seductora. Obediente, pues, dio unos pasos hacia el interior y entonces alguien encendió una vela.
-Hola, mi amor, que bueno que viniste.
Un cuerpo semidesnudo posaba para él. A medida que fue acostumbrándose a la tenue luz distinguió la figura de una mujer. Era enorme. Tanto o más voluminosa que él. Tenía una melena larga y sedosa. Unas manos delicadas que acariciaban racimos de uva y que sin darse cuenta, clinc! arrancaba y se los llevaba a una boca roja y de labios bien dibujados como si fueran la ilustración de un cuento.
Siguió observando ese cuerpo armónico hasta que se dio cuenta que sólo tenía un ojo. Era una cíclope. Jamás había tenido ocasión de estar con ninguna y eso que siempre había escuchado decir que eran unas criaturas fogosas y grandes expertas en juegos amorosos.
-Buscaba... busco a Pulgarcito -le intentó explicar no sin cierto nerviosismo-. Se llevó mis botas y quería recuperarlas.
-Debe de ser aquel niño diminuto con quien hice el intercambio de casas para pasar estas vacaciones -le aclaró la cíclope mientras le cogía de la mano y lo atraía hacia ella.
-¿Qué intercambio? -preguntó el gigante contrariado-. ¿Me estás diciendo que no está?
-Ay, que pesadito eres -le reprimió con cariño-. No, no está.
-¿Así que no está? -le volvió a preguntar incrédulo.
-Y dale! De todos los gigantes que hay en los cuentos, me tenía que tocar el más tonto -se dijo a si misma, desesperada.
-Yo quiero mis botas -insistía entre gemidos y pataletas-. ¿Por qué no está aquí?
-Yo te explico -la cíclope, muy paciente, le abrazó para consolarle-. Verás, Parece ser que a Pulgarcito y a su familia le hacía mucha ilusión conocer las islas griegas.
-¿Las islas griegas? -preguntó sollozando.
-Sí, sí, las islas griegas -aclaró resoplando-. Yo soy de allí, ¿sabes?
-No, no lo sabía -contestó recuperando cierta normalidad.
-Pensé que al verme sólo un ojo, ya lo habías deducido -le hizo un guiño.
-Bueno, ahora que lo mencionas... -le sonrió-. Y ¿qué te trae a ti por aquí? -le preguntó curioso.
 -Verás, desde que Polifemo se quedó ciego, Polifemo es mi marido -le aclaró- y le dio por dedicarse a la meditación, me aburría tanto, que me hice socia de esos grupos de intercambios de casas... y  bueno... fue ahí donde conocí a Pulgarcito y... aquí estoy.
Hubo un silencio. Y hubieron unas miradas´expectantes, que conectaron con un deseo que fue aumentando a medida que el tiempo echó rumbo. Entonces el gigante preguntó:
-¿Cuánto días tenemos?
-Toda una eternidad.

diumenge, 15 d’abril de 2012

CUANDO LOS ESCORPIONES SALEN A PASEAR


Cuando los escorpiones salen a pasear, deslizan su cuerpo por una superficie rugosa, árida e incierta. Ese deambular a ritmo irregular, merodea por todos los epicentros e inspecciona los movimientos de todos los soles y de todas las lunas subiendo y bajando por las lomas del desánimo, de los días grises, de las respuestas que no llegan... En ese universo dilatado no hay lugar para respirar ni para pronunciar tu nombre. Algo turbio mueve el ambiente por donde pasan los escorpiones que emborrona los recuerdos de otras imágenes que existieron aunque fuera durante un segundo.

Cuando los escorpiones salen a pasear, otras criaturas de la geografía humana se esconden en las grutas oscuras de las esperas y aguantan el aire hasta que estallan sus cavidades pulmonares. Solo hay lugar para un paisaje uniforme que extiende sus líneas hacia desconocidas moradas.

Cuando los escorpiones salen a pasear se detiene el oleaje y solo se escucha el murmullo de lo ausente.

dimecres, 11 d’abril de 2012

UNA HISTORIA DE PALABRAS


Érase una vez un hombre que cuando más necesitaba tener todas las palabras a su disposición, estas le abandonaban. Nadie sabía adonde se iban. Quizás, a otras bocas, o a la cueva del eco... El caso es que ahí se quedaba él, sin encontrarlas, con sus labios vacíos de sonidos y su soplido escapándose en el intento de hallar alguna palabra.

Cuando regresaban, normalmente ya de noche, justo antes de irse a dormir, se enfadaba con ellas porque no estaban cuando más las había necesitado. Entonces, se hacía el ofendido y les mostraba una fingida indiferencia, pero las palabras que lo conocían como si formaran parte de su raíz madre, se acurrucaban alrededor de su cabeza, dándose trompicones unas con otras hasta que conseguían que su mente reviviera todas las situaciones en que se había quedado mudo.

Esa era la parte del juego con la que más disfrutaban las palabras porque lo veían a él, queriendo dormir y olvidarse de todo y ellas estaban ahí, disparándose contra su cabeza como torpedos submarinos en medio de la noche.

Casi siempre ganaban las palabras. Entonces, indefenso ante los recuerdos, en el cerebro del hombre se sucedían las imágenes ya vividas, proyectándose con una insistencia impertinente y con todas a su disposición. Y cuando aparecían unas y otras, las palabras se alineaban con la mejor elocuencia que uno pudiera imaginarse y le hablaban sin parar, a trompicones, a gritos, martilleando... según las situaciones. El hombre se resistía, pero las palabras iban y venían como quien ha ocupado un terreno baldío con ansias de plantar sus tesoros.
arroces, sueños, sofisticaciones inútiles, mantel, móvil, correo, recortes, pagas.
Y de repente, una retahíla ordenada, aquella que no había salido unas horas antes:
-Solo quiero hacer hincapié que esa decisión se tomó sin tener en cuenta a las personas y desde la más absoluta irresponsabilidad. Podríamos haber volado todos por los aires. Podríamos haber perdido todo nuestro patrimonio. El traspaso de ese material requería tiempo, hacerlo de forma pausada, cuidando a las personas, tomando medidas de cada elemento a incorporar y no creer que con solo dejar las indicacions era suficiente.

Y de vuelta el baile de palabras aparecía arremolinándose.
escucha, ¿quieres dejarme en paz?, soy tonto, enlace, amansar, decídete ya, coherencia, integrar, cuidar, sin razón.

Y de vuelta el orden, un nuevo atisbo de orden que hace parar las palabras como si estuvieran ante una imagen fija.
-Siempre creí que era yo quien tenía que tomar las decisiones, quien estaba al quite de todo, que tú te limitabas a seguir mis indicaciones, pero estaba equivocado. Me he dado cuenta de tan valiosa que es tu labor. A tu manera, has conseguido darle a Ramon un equilibrio que le ha hecho crecer feliz. Gracias por estar aquí.

Otra vez, de vuelta a empezar. Uno, dos, tres, cuatro...
no, no puedo, escucha, arriba, devolver el libro, almendras dulces, escorpiones, desánimo, oportunidad, lavavajillas.

De repente el nudo se nota. Está en el estómago, en el pecho, en el hígado, en la garganta, en los pulmones que no dejan respirar...
-Perdona por no haber hablado en tu defensa. No pude. Me siento fatal conmigo, pero no supe afrontar la situación como me hubiera gustado.
elionor, cerezas, casta diva, estupor, cumpleaños, envidia, secretos, mierda, ostiaputa, cabrones de mieeeeeeeerda.

Entra aire. Respira y deja un hilo en la sutura invisible que casi no se detecta. Sale la frase que esa misma tarde se resistía y ahora está entera, lúcida, punzante.
-Eres lo más importante para mi y no me siento bien discutiendo cada día por esas nimiedades.
calor, exámenes, la bicicleta, boquerón, espárragos,caminar,luciérnaga, cuentos, sofá, libros, poemas, canciones.

la noche se nubla. Las palabras se acumulan en el punto de salida. Recuerdos sin demora aparecen en el escenario central.
-Me noqueaste. No estoy acostumbrado. Entraste hasta mi médula y te has quedado, no sé como interpretar todo esto. 
azúcar, micro, masajes, recoger, el mar. 
-pienso en tí.
silencio.

El hombre cae rendido, de nuevo, en la cama. Todo ha sido como un paisaje cambiante con el termostato imparable de los días más fríos y más cálidos. Pero ahí están todas, mirándole, observando cada reacción, entrando y saliendo de sus sombras nocturnas. No pasa nada. El hombre mantiene el silencio. Piensa. Recuerda. Siente. Va calmando sus fuerzas y, por fin, podría ponerse a dormir, pero las últimas palabras han sido tan reveladoras que, da un bote, se envuelve un pañuelo en la cabeza para que no se le escapen, se viste y sale de casa. ¿Qué es lo que le pasa?, se pregunta con extrañez. 

Sea lo que sea lo que siente, esta vez va a encontrar las palabras precisas para dejar salir todo a la luz. Así que se va hacia la casa de su amada y cuando esta le abre él le dice... Nada. De vuelta le intenta decir..., pero las palabras no salen. Están ahí, echadas a un lado, tramposas. En cambio sus ojos sacan chispas azules que se desparraman por la entrada. De sus manos, a su vez, se arremolinan olas gigantes que abrazan a los amantes hasta submergiles en un profundo deseo de perpetuidad; los gestos de él engullen partes del cuerpo de la amada y dejan flotando el latido constante del paso del tiempo, que de repente se avalanza contra los amantes y les hace saber, sin necesidad de palabras, que el mundo está listo para recibirles.                      .

dimarts, 10 d’abril de 2012

AMOR SUMISO

-Bésame -le dijo ella.
Él, obediente, la besó y se llevó la última gota de veneno que tenía en sus labios.

divendres, 6 d’abril de 2012

PALABRAS ENREDADAS

Como un aullido, renace de nuevo la luna en los paisajes marítimos de la vida de la ciudad. Urge un compás sonoro y plácido y, entonces, aparece la percusión de las balas de sal. Muere sin despojo, sin delirio, sin notas ordenadas. Aupa el sendero de los vinos tranquilos. Aupa el aire con tus vaivenes de terciopelo adormecedor. Sin embustes ni atropellos, se hace un camino libre de actuaciones domésticas. Sin embargo, los demonios visten a las hadas las noches de luna llena y éstas se dejan seducir por el fatalismo de la travesura sin fin. Así se hace el alba, con los secretos que llegan de la noche y los desfigura en su aroma cromático hasta desvanecer los restos de lo infundado.  

dijous, 5 d’abril de 2012

UNA CERTA VERSIÓ DEL REI LLEÓ


-Vine, seu al meu costat -li diu el mestre al deixeble disfressats ambdós de pare i fill lleons-. Tot això que veus és teu.
El jove s'asseu amb desconfiança sobre el tro de color groc. Mira avall i veu una muntanya de cossos putrefactes. Intenta agafar-se amb força als reposamans mentre fa esforços per articular una paraula.
-mmuu... bbubbu... ccccaccccaaa... 
L'home se'l mira de cua d'ull amb un somriure de costat. El noi continua fent esforços per parlar.
-ssssessseeee... sempppprrreeee rererecccccordaré aquququququest mmmmmmmomeeent.
El mestre li dóna a la palanca i el cos del jove alumne cau al buit. Se suma a la massa humana. Alhora que l'home sospira amb desesperació.
-Un altre que no ha fet els deures.

EL BANY


-Dóna'm una raó, només una -li exigeix l'home del barret blanc.
I l'onada trenca en mil gotes d'escuma que s'escampen fins arribar als seus peus. El mullen.
-Ara veuràs -li escridassa mentre entra al mar fent puntades de peus i xapoteigs bruscos amb les mans-. Tu ho has volgut.
L'home del barret blanc s'endinsa en les aigües blaves sense mirar enrere.
El mar guanya la juguesca. 

dimecres, 4 d’abril de 2012

ALITERACIÓN

¿El canto canta porque cuenta o cuenta el canto porque canta?

dilluns, 2 d’abril de 2012

LO QUE NO SABEMOS CUANDO EL AMOR NO MATA



De bien chiquita, cuando mis tías se reunían en la cocina a fregar montañas de platos y cacharros después de la comida familiar, siempre las escuchaba susurrar entre ellas alguna queja que acababa con una frase que tenía que ver con la idea de que el amor mata. Te mata y te remata, decían, y si no te mata, te envenena hasta morir de pena o de ausencia.

Así que nada más poner los pies en el suelo y estirar mi cuerpo más allá del metro y medio, cuando mi naturaleza precoz me dio permiso para prodigarme en temas amorosos, empezaron a sucederse situaciones de toda índole: a veces, esos amores a punto de ser estrenados, los perdía por el camino, otras -casi siempre- abrian brechas que iban directas al corazón y lo nutrían de colores nuevos y de formas hasta entonces impensables y desconocidas. 

Ya iba yo prodigándome, digo, y esperando, con tantas luces y sombras que ya veía, que en cualquier momento me llegara la muerte, tal y como me habían vaticinado mis tías, que en cuanto un amor llegaba al final del trayecto y decía se acabó, ya no puedo más, una fuerza extraña me escupía de allí, como si alguien hubiera dejado la puerta abierta. Las primeras veces, la sensación de vértigo era inaguantable y era entonces que me decía: ahora, es ahora cuando me muero de amor. Pero algo pasaba dentro de mi, un impulso quizás, que me llevaba a dar un paso adelante. Yo no quería. Por no querer, no quería ni querer no darlo, pero lo daba y entonces ocurría algo asombroso: ante mis ojos, aparecía otra puerta abierta. Nunca había imaginado que eso pudiera ocurrir. Al contrario: si alguien me hubiera jurado que iba a encontrar una puerta abierta, le hubiera tachado de iluso, de mequetrefe o de algo por el estilo. Pero el caso es que siempre aparecía y lo mejor es que no sólo aparecía la puerta, sino una sonrisa debajo de unos ojos expectantes que me hacían mirarles fijamente y olvidarme de todo. Eso era lo mejor.

Los que dicen que enamorarse es algo así como padecer un alelamiento pasajero, no saben la naturaleza real de tal sentimiento. No hay casualidad más centelleante que la que hace sumas y multiplicaciones de un encuentro inesperado, encontrado, deseado... y que atrae consigo luces y sombras que a veces florecen en bolsillos sin fondo, en zapatos olvidados, en nubes pasajeras o en hornos que cuecen panes que huelen a la siega recién hecha.

Y todo esto me lo hubiera perdido si hubiera seguido ahí, retorciendo una y otra vez el camino que no lleva a ninguna parte, esperando el final del que tanto había escuchado hablar. Sin embargo, ese impulso natural, instintivo, de supervivencia activa... aparecía siempre como mi mejor héroe y me ahuyentaba las soledades, las melancolías y la desgana de quedarme muerta.

En lugar de morirme, el nuevo amor me mecía en una mano grande y cálida donde reposar las espaldas cada vez más cargadas y me enseñaba otro mundo ligero y palpitante como los columpios que aceleran la bajada cuanto más los impulsas.

Así, pues, en una ocasión aparecieron los paseos y los cines que llenaban de besos cada parálisis de la manecilla segundera. En otra, los poemas cantados con aquella voz de madera que resonaba en mi interior como un pálpito más. Y si me hubiera dejado morir de amor, no hubiera conocido el fondo de un mar desconocido con la luna abriendo camino. O los susurros cercanos de aquellos abrazos matutinos. O los besos robados en el Zeleste. Y más allá del tiempo, si me hubiera dejado morir de amor, no hubiera vuelto a dar la vuelta a mi corazón sintiendo su mano en mi cintura, o no hubiera sentido de nuevo la certeza, como dice Silvio, de verte y de saber que te conozco desde siempre.

Pero quizás lo mejor de haber dejado pasar los abismos sin irme detrás de ellos, lo mejor de haber dejado entrar nuevos suspiros con quienes inventar otras historias, ha sido comprobar que de amor uno no se muere, como decían mis tías. En realidad, el amor es una jarra que se llena y se vacía como un movimiento natural e intrínseco en él. Pero lo que sí es necesario para que eso ocurra y esa jarra siga su proceso es que no esté resquebrajada y, justo eso, no resquebrajarme es lo que más me ha enseñado ese ir y venir de sus cielos a los míos.

diumenge, 1 d’abril de 2012

SOBRE LA ESCARCHA DE SU BOCA


Sobre la escarcha de su boca
asiste una oración muda que se pasa la palabra
de silbido en silbido sin parar.
Solo espera un relámpago ciego e invisible
para reanudar su marcha hacia un tiempo insoluble.
Desiste, pues, le dice el cárabo.
Esta noche tampoco sale la luna para tus ojos.
Esta noche persiste el reino de lo inalcanzable.
Habrá más días, pero su semilla está aún por germinar.
Y sin muestras ni resoluciones
el alma pide paso para dar tiempo a la viña,
al sol y las tempestades, al adiós
y a esa mirada lejana
que de tan próxima se desvanece en los sueños.