QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a grans i petits.

* Com fer per regalar contes

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimecres, 15 de febrer de 2012

EL CAMINO MÁS TRANSITADO


Un dios cercano se acerca al hombre y le dice:
-Buen hombre, ¿dónde puedo encontrar el camino más transitado?
-Verá -se pone a pensar-, hay uno que todos hacemos con más o menos frecuencia y que sin duda es el que más transitamos las personas. No sé si és a este al que se refiere.
-Seguro que sí. Dígame ¿está cerca?
-Pues no sé qué decirle... está aquí mismo y a su vez, no está.
-Ja hi som! -se exclama el dios cercano-. Oiga, que vengo de las altas esferas celestiales, huyendo de los misterios de las santísima trinidad, no me lo podría explicar más sencillito. Es que tengo que pasar el examen de ingreso para ser divinidad y me queda esta pregunta por resolver.
-Y ha venido aquí, a la Tierra, sólo para eso?
-Sí, claro, en el cielo no hay caminos, como usted sabe.
-Pues, no lo sabía. No he tenido el gusto, todavía.
-Si es tan amable, ¿cómo es eso que el camino más transitado está aquí mismo y a su vez no está?
-Es un cálculo muy simple -responde el hombre-, está proporcionalmente tan cerca o tan lejos como los miedos que lo acechan.
El dios cercano le mira fijamente con el ceño fruncido por el gesto de concentrarse en la respuesta y acto seguido saca una libreta pequeña y un lápiz y apunta lo que ha oído.
-que-lo-a-ce-chan. Bien. ¿Eso es todo?
-Por supuesto que no -añade el hombre-. También estará proporcionalmente más cerca o más lejos según las mentiras que se propaguen.
-Mentiras -repite de forma mecánica el dios cercano.
-Sí, mentiras. Mentiras que se extienden como el gas mortífero que las crea. 
El hombre observa la expresión de asombro y excepticismo que hace la cara del dios cercano y siente la necesidad de aclararle lo que ha dicho.
-Mire, hay mentiras piadosas, vengativas, llenas de envidia, de autocompasión... ¿Me entiende, ahora?
El dios cercano no responde. Mira al cielo unas milésimas de segundo y le devuelve la mirada, pero ahora con una nota de misericordia entre sus pupilas.
-Oiga, le agradezco mucho el trabajo que se está tomando con todas estas explicaciones, pero me esperan allá arriba a ser posible con las preguntas contestadas... ¿Usted no me podría decir el nombre de ese camino tan transitado y ya está?
El hombre le mira de arriba abajo. Hay unos segundos que duda entre salir corriendo, zarandearlo o buscar la cámara oculta. Finalmente, encuentra luz en su camino particular, entra se deja embriagar por la compasión, le mira a los ojos y le da la respuesta:
-El de la consciencia.  


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada