QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a Nadons, Infants, Adolescents, Adults, Persones de la Tercera Edat.

* Tallers de formació: "La narració oral, eina didàctica a les classes de llengua", "narració oral i conflictes a l'adolescència"

* Regala un conte personalitzat

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Poemes

* Articles d'opinió

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimarts, 6 de gener de 2015

IR HACIA NINGUNAPARTE


Cuando los chuzos caen de canto, cuando las puertas se cierran incomprensiblemente, cuando las ondas de voz se pierden en el camino y el mensaje no llega, cuando los porquenós han ganado la batalla a los porquesís, cuando miras por la ventana y de repente ha oscurecido, cuando nada a tu alrededor parece que vaya a cambiar para bien, cuando el sinsentido se ha puesto su mejor vestido para visitarte... cuando esto y cinco carretillas llenas con más cuandos han aparecido de repente, entonces es el momento de salir de casa e irse a Ningunaparte, que es el lugar donde uno puede llegar con la garganta rota, el pecho estrujado, los ojos a punto de estallar, sin latidos que den señales... y con otros síntomas de esos que te llevarían directos a la UVI, pero que no te llevan porque tú has decidido salir de casa y poner tus pasos en dirección hacia Ningunaparte. 

Nada más echar a andar hacia Ningunaparte, el cuerpo parece que lo sepa porque de repente afloja la garganta y el aire que tenía estrujando el pecho empieza a moverse de arriba a abajo y debe ser ese circuito el que permite que el corazón se ponga a latir y los ojos se conviertan en cascadas salidas de algún diluvio universal y una vez en el punto exacto de Ningunaparte, ahí, sí, ya empieza a aflojarse todo y te dejas sentir la tierra húmeda en los pies, el movimiento de las ramas, los claroscuros que dibujan, el canto de los pájaros en medio de un silencio limpio, de bosque recién abierto... y te abrazas a su cuerpo roto pero firme y sientes su savia que te llena por dentro de una luz potente... y te mece en su seno mientras te susurra y tu ríes, lloras, respiras... y volviendo a ser tú, le miras y un gracias sale de tus labios. 

El camino de vuelta es de dentro a afuera y el sol empieza a descender entre la montaña. Los árboles lo van tapando, pero tú corres porque sabes que un poco más allá volverá a dejarse ver aún. Y le miras de reojo por entre las ramas mientras sigues corriendo, para atraparlo. Él no tiene prisa, pero no se detiene a esperarte así que corres y corres para sorprenderle y sí, le sorprendes. No te esperaba! Has llegado a tiempo para verle desaparecer con esa reverencia de caballero, que se va yendo sin dejar de mirarte.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada