QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a Nadons, Infants, Adolescents, Adults, Persones de la Tercera Edat.

* Tallers de formació: "La narració oral, eina didàctica a les classes de llengua", "narració oral i conflictes a l'adolescència"

* Regala un conte personalitzat

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Poemes

* Articles d'opinió

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimecres, 23 de gener de 2013

REDES SOCIALES


Dicen que si devuelves un portazo el sonido resuena en la garganta y te quedas sin habla hasta el próximo año bisiesto. Adela lo supo en cuanto salió de su casa tras el estrépito que originó su rabia porque justo en ese momento, pasaba Tomasa, la vecina de arriba, y con sólo mirarla se dio cuenta que lo que había hecho mover los cristales de la entrada no había sido un golpe de aire, precisamente. Y entonces le explicó lo de la maldición del portazo.

Adela se quedó pensativa, pero no era el momento para echar marcha atrás y aclarar las cosas, así que se dirigió a la calle, a tomar aire fresco. Sólo quince minutos de ver la avenida central, con esos árboles centenarios, fueron suficientes para que  sus dosis irascibles disminuyeran los valores de su furia hasta límites aceptables. Veinte minutos más y no sólo estaba olvidando por qué se había ofendido, sino que le entraron unas ganas terribles de saber de su amor, incluso de llamarle... o para ser más exactos, de tenerlo ahí a su lado, paseando... sí. Quizás fuera porque hacía frío y, entonces, como si esa memoria involuntaria proustiana estuviera esperando la oportunidad de actuar, se acordó de otros paseos juntos en los que ella metía la mano en su bolsillo y se encontraba con la suya, calentita... Y como si el retardando anunciara el final de la pieza, los párpados bajaron definitivamente el telón del enfado y al subirlos trajeron la añoranza y el deseo.

Inmersa, pues, en ese estado de dulce de leche, como lo denominaban ellos cuando después de unas cuantas horas al baño maría se deshace en la boca y esparce dulzura con palabras y gestos entre quienes lo saborean, Adela decidió enviarle un mensaje poeticometaforico por el móvil: 

"Me apetece poner masilla a las puertas de casa, pintarlas y sacarlas de donde están."

Y lo envió. Sólo soportó un minuto de silencio. Sus ansias le hicieron mirar y remirar el mensaje que, inexplicablemente estaba ahí, huérfano de respuesta. Cómo puede ser, pensó. No me dice nada! Después de comprobar cuarenta veces su watssapp y de correr el riesgo de quedar abduída por los tics verdes de tanto mirarlos, después de revisar los mensajes privados del facebook y el twitter, de comprobar por si acaso su blog... notó cómo la desolación arremetía contra ella llenándole de lágrimas las mejillas. Eran tan estrepitosos sus sollozos que no le permitieron escuchar las campanitas de aviso del sms que decía:

-Cariño, me llega una notificación que me has enviado un mensaje por alguna de las redes sociales. ¿Por cuál, de todas ellas? Recuerda que el móvil es nuevo y aún no he podido instalar el watssapp.

Dedicat a la Mariona. Només ella sap que la realitat supera la ficció!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada