QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a Nadons, Infants, Adolescents, Adults, Persones de la Tercera Edat.

* Tallers de formació: "La narració oral, eina didàctica a les classes de llengua", "narració oral i conflictes a l'adolescència"

* Regala un conte personalitzat

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Poemes

* Articles d'opinió

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dimecres, 28 d’abril de 2010

LA ZAPATERA

Bajó la persiana de su pequeño taller más tarde de costumbre y se fue hacia su casa arrastrando el ánimo solitario. El teléfono no había sonado en toda la tarde ni tampoco nadie había venido a poner tapetas a sus zapatos ni nada que tuviera que ver con ningún remiendo de ese tipo. Por otra parte ¿quién tenía interés ya de arreglar sus zapatos?
Llevaba muchos años en este oficio, desde que de pequeña siempre que podía acomapañaba a su madre hasta el taller del zapatero del barrio y se enamoró de ese mundo en miniatura tan especial. Aquel lugar desprendía tantas olores... que sólo se olían ahí, y se maravillaba contemplando cómo en un espacio tan diminuto podían caber tantos montones de zapatos y cómo el zapatero era capaz de encontrarlos, claro. Algún día yo seré zapatera, le decía a su madre y ésta, en su ignorancia, le contestaba que eso no era posible porque el nombre sólo existía para los hombres.
Y ahí estaba ella, cincuenta y dos años después, cerrando su taller, arrastrando el ánimo solitario hasta su casa como decía al principio cuando, de repente, la pesadilla que siempre le había acechado la tenía ante si: las calles desiertas, sin coches ni transeúntes; los comercios cerrados... Estoy sola en el mundo, pensó. Ha pasado alguna catástrofe y soy la única superviviente. Qué voy a hacer, Dios mío! En esas estaba cuando pasó por delante del bar Manolo y vio a un montón de gente gritando y zarandeando los objetos que tenían a mano. Se han convertido en zombis! Ahora sí que estoy perdida! Era tanto el pánico que le recorría de arriba a abajo que no llegó a ver la pantalla gigante que visionaba el partido del Barça-Inter. Se fue corriendo a su casa, a ponerse a cubierto, antes de que la descubrieran. Pero ella qué iba a saber del mundo real, sólo era una simple zapatera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada